Espigones de Santa Pola (Alicante)

"Una costa a la medida del pescador"

Santa Pola es una bonita localidad alicantina de gran interés turístico por sus bonitas playas y agradable clima, pero también por otros atractivos como los restos arqueológicos, sus salinas, o su importante y activo puerto pesquero, muy interesante desde un punto de vista histórico y cultural.


Claramente la pesca ocupa un lugar importante en la vida de la ciudad; principalmente la profesional, que da ocupación a un porcentaje importante de sus habitantes, pero también la pesca recreacional. A lo largo de sus 15 kilómetros de costa encontraremos una secuencia de playas y espigones muy sugerente para el pescador deportivo. Como no podría ser de otra forma, en Santa Pola hay una gran afición por la pesca, tanto entre locales como visitantes. Basta una visita por la ciudad para encontrar numerosas tiendas de pesca, indicaciones sobre la regulación de la pesca deportiva en los espigones, y una caña lanzada en cada ángulo del horizonte adonde dirijamos nuestra mirada.


Dos de los componentes de la vida estival en Santa Pola, turismo playero y pesca, no son, sin embargo, fáciles de encajar a la perfección, por lo que la actividad de la pesca deportiva está fuertemente regulada, y con importantes sanciones en caso de incumplimiento. Para más información, ver sección "Información Útil".

Pero vayamos ya con la pesca. Un primer paso para el que visita por primera vez la ciudad con interés de echar la caña, puede ser acercarse hasta el Acuario municipal, ya que podrá encontrar una variedad representativa de las especies marinas de la costa de la ciudad. La mayoría de los ejemplares han sido donados por pescadores locales. Después de imaginar la posibilidad de pescar las grandes doradas o los increíbles meros que nadan por los diferentes tanques del acuario, podemos acercarnos al puerto, especialmente por la tarde. A la entrada del mismo encontraremos diferentes puestos de pescados y mariscos recién capturados. Finalmente, internarnos en cualquiera de los espigones e iniciar una conversación con algún pescador local o bien acercarnos a comprar cebo a alguna de las tiendas que hay cercanas al paseo marítimo y pedir consejo puede ser la llave para mejorar nuestras posibilidades de éxito.

Son los espigones los mejores lugares de la ciudad para la pesca, por su comodidad y por evitar molestias, especialmente fuera del invierno. Uno de los mayores, el espigón que cierra el canal de entrada de embarcaciones al puerto al final del paseo Adolfo Suárez (el del Club Náutico), está especialmente acondicionado, pero también otros, como el de Tamarit y otros muchos, con agujeros para insertar la caña cada cierta distancia de seguridad. En general encontraremos poca profundidad: en las playas de Santa Pola apenas se gana profundidad con la distancia, por lo que procuraremos situarnos en los puntales de los espigones. Además de permitirnos ganar metros, optaremos a más especies, y en teoría de mayor tamaño, que las que entran en las playas y calas.
Las zonas autorizadas están marcadas en el siguiente mapa:


Son múltiples las especies que podemos encontrar en la bahía de Santa Pola, y, por lo tanto, susceptibles de acercarse a las zonas alcanzables desde tierra. Dejando a un lado a una gran variedad de crustáceos, que copan gran parte de la pesca profesional, especies como palometas, herreras, bogas, salmonetes, congrios o la codiciada dorada entre otras muchas se acercan frecuente o puntualmente hasta la zona de costa.


La dorada es quizás la reina de esta costa. Su pesca supone dedicación y un conocimiento de sus costumbres. Estas no son ciencia exacta, pero hay claves que nos pueden dar más posibilidades. La dorada se acercará a aquellas zonas de rocas en busca de moluscos o bien tras pequeños crustáceos, por lo que podemos tratar de lanzar a las zonas donde haya mejillones. Por otro lado, el factor del poco calado nos obligará a hacer lances largos si queremos optar a los mayores ejemplares, por lo que deberemos adecuar nuestro equipo.


Los cebos, similares a otras zonas del mediterráneo. Podemos conseguir cebo vivo fácilmente en el mismo pueblo. La económica sardina o morralla que podemos encontrar también fácilmente en la zona del puerto podrán valer también en la mayoría de los casos.

En definitiva, Santa Pola es un pueblo que, por múltiples circustancias, invita a la pesca. La posibilidad de practicar cómodamente nuestra afición es una excusa más para acercarnos y disfrutar de esta bonita zona alicantina.

Tipo: Mar - Espigones

Pueblo / Ciudad: Santa Pola (Alicante)

Link a google maps: https://goo.gl/maps/W8mtKS4KCD52



Información útil:
Según la normativa municipal de Santa Pola:
  1. Queda prohibida la pesca en los canales de acceso a puertos, en su interior, y a menos de 100 metros de lugares frecuentados por bañistas, como playas.
  2. En los siguientes espigones se permite la pesca las 24 horas del día:
     - Espigón del Club Náutico
     - Del Parque Xaloc hasta la Ermina (excepto en las Calas del Cuartel, las Tres Calas del Bancal de l’arena y Cala de la Ermita)
     - Espigón de Vatasa (excepto en la cara este)
     - Espigón de Tamarit (lado oeste)
     - Tercer espigón de Avda. Santiago Bernabeu (excepto en la cara oeste)


En el resto de espigones se permite pescar, siempre y cuando se cumpla lo arriba citado, las 24 horas, excepto en temporada de verano (15 de Junio a 15 de Septiembre) y Semana Santa (Jueves Santo a Lunes), en el que horario será entre las 20.00 a 8.00 horas, y la línea o trayectoria se dirija hacia el mar.


Comparte


Artículos relacionados