Embalse de Serones / Voltoya (Ávila)

"Carpas y barbos en un coto de aguas puras"

Desde su nacimiento en las sierras de Guadarrama y Malagón, el río Voltoya recoge frías aguas de montaña para ser aprovechadas con un doble fin: abastecer a los campos de regadío abulenses y segovianos, y proporcionar agua potable a la ciudad de Ávila. Para ello su modesto cauce es retenido en el embalse de Serones, a unos 20 km de Ávila y no excesivamente lejos de Segovia capital.


La geografía, que marca habitualmente junto con otros factores los ritmos biológicos de un embalse, es aquí una variable más relevante que otras. Los 1000 metros de altitud en los que se encuentran las aguas y el clima del altiplano abulense condicionan los biorritmos de las diferentes especies. Como es lógico, las bajas temperaturas desplazan temporalmente la época de freza hacia meses más cálidos, y la actividad de los peces es baja durante un periodo más largo.

El embalse y su entorno es, asimismo, y gracias a la menor actividad humana, un área de parada y fonda de numerosas especies de aves de gran interés. Serones es un enclave natural clave para especies como la Garza Real, la Garceta o incluso la Cigüeña Negra. Por ello, todo el área embalsada aguas arriba de la carretera que atraviesa el embalse (AV-500, de Ávila a El Espinar) está vedada. Es al sur de dicha carretera donde se establece el coto de pesca de ciprínidos.

El atractivo que hace que pescadores de Ávila y Segovia se acerquen hasta este no muy conocido embalse es la buena densidad de carpas y los grandes barbos que podemos encontrar.


Hay mucha carpa, y, aunque el tamaño medio de la franja poblacional más abundante sea discreto, las bajas temperaturas hacen que se pueda realizar una selección de ejemplares grandes que están activos en momentos en que los pequeños aún no han acelerado su metabolismo. Es por ello un lugar donde el aficionado al carpfishing puede desplegar sus mejores habilidades y optar a capturar una de sus carpas cercanas a las dos cifras.

Por otro lado, la pureza de sus aguas y la falta de depredadores hace que el barbo tenga buenas condiciones para expandirse y alcanzar buenos tamaños. Una pena que la trucha, antigua pobladora del Voltoya, tenga una presencia testimonial. Si se dan las condiciones, y con el apoyo de la administración, Serones podría ser un lugar donde apostar por ella y promover su pesca.

Tipo: Agua dulce - Embalse

Pueblo / Ciudad: Urraca Miguel (Ávila)

Link a google maps: https://goo.gl/maps/XQrzm1n2yXJ2



Especies Pescables:
      •    Carpa Común
      •    Carpa Royal
      •    Barbo
      •    Pez Gato

Técnicas y cebos principales:
      •    Carpas y barbos a carpfishing / mosca

Información útil:
Para acceder al embalse lo mejor es acercarse por la carretera de Ávila a El Espinar (AV-500), que lo atraviesa. Se puede dejar el coche cerca del puente, pero habrá que andar un tramo más o menos largo para trasladar el equipo hasta el puesto.

Comparte


Artículos relacionados

1 comentarios:

comentarios
Anónimo
17 de junio de 2017, 11:36 borrar

Es un sitio muy agradable aunque hace mucho calor y no hay ni una sombra.salen carpas de pequeñas a 5k y más.este año está libre es una pena como esta todo de latas y basura por todas partes de cuatro gorrinos k no recogen.aver si lo ponen coto y no va tanta gentuza

Responder
avatar