Hábitos y señuelos recomendables para la pesca del Black Bass en Primavera, Verano, Otoño e Invierno

El Black Bass (Micropterus salmoides) es uno de los peces de agua dulce más buscados por los pescadores deportivos. Uno de los alicientes de su pesca es lo aparentemente impredecible de algunos de sus comportamientos. Aunque los mecanismos biológicos tras sus rutinas están cada vez más estudiados, en muchas ocasiones son difíciles de entender los patrones de su comportamiento y, por ende, afrontar su pesca con garantías.

Sin embargo, tras miles de horas haciendo millones de lances tras el "verde", la experiencia colectiva nos va revelando sus hábitos de comida o los desencadenantes de sus instintos de agresividad, lo que se puede traducir en colores o tamaños de los señuelos a elegir en cada momento y lugar. 

Además de la variabilidad de un lugar de pesca a otro (y componentes como el tipo de presas que puede encontrar en cada sitio), uno de los factores más determinantes a la hora de localizar al bass y de seleccionar los señuelos es la época del año. En este artículo recorreremos el ciclo vital anual del bass a lo largo de Primavera, Verano, Otoño e Invierno, y recogeremos los señuelos ideales en cada momento. Quizás pueda servir, no solo para afrontar la pesca en cada estación, si no también para que los nuevos pescadores se hagan con una colección de señuelos suficientes como para poder afrontar la compleja pesca del bass con garantías.


1. La pesca del Black Bass en Primavera


La primavera es quizás la estación más compleja en cuanto a los hábitos de caza del bass, ya que en esta estación se produce la freza, y esta varía en función de diversos parámetros. Además, este periodo se puede dividir en tres etapas: pre-freza, desove, y post-desove. En cada etapa el bass busca comida de diferente manera. 

Cuando las temperaturas comienzan a elevarse, la velocidad del metabolismo del bass se acelera, y necesita más comida para sobrevivir. Durante la primavera, las potenciales presas del bass comienzan a moverse hacia las zonas poco profundas para aprovechar el calor del sol. El black bass no rechazará casi nada, y los señuelos grandes que imitan a los peces pasto locales serán una buena opción.

Pre-freza

A medida que avanza la primavera, el black bass se prepara para el desove. Durante el desove va a pasar unas 2 semanas sin alimentarse, por lo que previamente come todo lo que puede, preferiblemente alimentos ricos en proteínas. Por ello, uno de sus alimentos preferidos en esta época serán los cangrejos, así que no pueden faltar entre nuestros señuelos imitaciones de los mismos.

Desove

En esta época, el black bass es muy vulnerable. Esto lo saben también otras especies con las que comparte hábitat, como otros peces depredadores, tortugas, etc., que podrán atacarle. El bass estará más agresivo, y se defenderá o directamente atacará a los supuestos saqueadores. Por ello, si queremos provocar el ataque, elegiremos imitaciones de otros depredadores del entorno. Sin embargo, hay quien prefiere respetar este periodo, dejar descansar al bass y no restarle fuerzas para llevar a cabo su función reproductora.

Post-freza

La última fase en el ciclo de primavera es el post-desove. En este ciclo, las hembras dejan que los machos protejan a los alevines, que permanecerán junto a los nidos, y se dirigen a aguas más profundas a descansar. 
Para tentar a los basses macho, se usarán señuelos de poca profundidad. Una opción es utilizar señuelos que sean ruidosos, que asusten a los alevines y que el bass capte como una amenaza a su descendencia. 
Si lo que queremos es buscar a los basses hembra, usaremos señuelos de profundidad, y los manejaremos muy lentamente.

Una vez acabado el ciclo del desove, el bass, liberado, vuelve a emerger como gran depredador. Según va aumentando la temperatura de las aguas, otras especies se embullen en su particular ciclo de freza, momento que aprovecha el bass para atacarlas. Elegir señuelos que imiten estas presas y localizar sus lugares de desove es una buena opción, que dependerá de las especies presentes en cada lago o embalse.

2. La pesca del Black Bass en Verano


Según va avanzando esta época del año, aumentan las posibilidades de alimento del bass. Durante el verano, la dieta del black bass es muy heterogénea, por lo que pueden ser efectivas las imitaciones de casi cualquier pez, cangrejo o reptil

Mientras que al comienzo del verano puede encontrar alimento en todas las capas de profundidad, a medida que avanza la estación, las aguas más superficiales se vuelven demasiado calientes, especialmente en las horas centrales del día, por lo que buscan alimentos en aguas más profundas o bien sombrías, como bajo árboles u otra vegetación. 

Los canales centrales de las entradas de agua o las cornisas sumergidas son también lugares con características adecuadas para encontrar al bass en esta época.

3. La pesca del Black Bass en Otoño


En otoño, el ciclo se invierte: el agua se enfría y casi todas las especies de peces tienden a acercarse a las colas de los embalses o los canales de los ríos entrantes en los lagos buscando nutrientes arrastrados por las crecidas provocadas por las lluvias. 

El black bass también se acercará a estas zonas persiguiendo a sus presas. Instintivamente tratará de alimentarse todo lo posible para afrontar el invierno, por lo que estará especialmente voraz y agresivo. Podremos utilizar crankbaits imitación de los peces pasto, pero también spinnerbaits o cualquier cebo que nos permita cubrir grandes superficies de agua. 

Spinnerbaits, uno de los cebos a tulizar para la pesca del Black Bass en Otoño
Al final del otoño, y especialmente en las zonas menos cálidas, una alternativa es usar señuelos que imiten peces moribundos, ya que muchas de las potenciales presas del bass no sobreviven a esta época.

4. La pesca del Black Bass en Invierno


Finalmente llega la época en la que, con el bajón de temperatura del agua, la actividad de todas las especies baja y, por lo tanto, el bass tiene menos oportunidades de encontrar alimento. Para compensar esta disminución en la cantidad de nutrientes, el metabolismo del bass se ralentiza, y no buscará comida con tanta frecuencia, disminuyendo las posibilidades de ser capturados. 




En esta época las posibilidades de éxito vendrán utilizar imitaciones de aquellas especies pasto que sobrevivan al frío en cada lugar de pesca, localizar al bass en los refugios más templados y presentárle los señuelos con una lenta recuperación.

Conclusiones


Como hemos comentado previamente, sobre el black bass se conocen cada vez más sus hábitos y preferencias, pero siempre vamos a encontrar excepciones a las "reglas" mencionadas. Sin embargo si tenemos claro que son consumidores "compulsivos": si se presenta una comida fácil y la energía utilizada para capturar es menor que la energía que proporciona el alimento, el bass no lo duda y ataca. Sin embargo, el bass podrá diferenciar claramente una presa real de una imitación si los movimientos no son naturales, el bajo de línea no es el adecuado o si encuentra cualquier otro matiz que no le resulta creíble. Por otro lado, señuelos que nada tienen que ver con presas reales, podrán desencadenar un ataque si son presentados en el momento preciso en el que el bass está dispuesto a soltar toda su agresividad natural. 

En definitiva, hay muchas claves relacionadas con la elección de los señuelos y la localización de los basses. Esperamos haber contribuido a aclarar algunas de las relacionadas con la época del año. Si conoces otros factores que incluyen en la pesca del bass, ¡no dudes en compartirlos en la sección comentarios!


Comparte


Artículos relacionados

2 comentarios

comentarios
1 de junio de 2017, 9:17 borrar

Muy buena guía para la pesca de este pez.
Muchas gracias y un saludo.

Responder
avatar
1 de junio de 2017, 14:32 borrar

Me alegro de que te haya gustado, muchas gracias por tu comentario,
Un saludo!

Responder
avatar