Señuelos robóticos, cámaras.. ¿una revolución en la pesca deportiva?

En las últimas décadas, a través de la ciencia y la tecnología muchos ámbitos de la sociedad como las comunicaciones, los trabajos y también muchas disciplinas y aficiones están cambiando de una forma brutal. 

La pesca también se ha beneficiado de estos avances técnicos, especialmente a través de nuevos materiales para equipamientos, nuevos ingredientes para cebos o mejores medios auxiliares. Sin embargo, en esencia la pesca no ha cambiado sustancialmente en los últimos 30 años, o al menos no de una manera disruptiva como sí ha ocurrido en otras áreas.

Quizás sea por complejidad técnica inherente a este deporte, quizás sea porque en realidad no queremos que cambie la esencia. Por ejemplo, las sondas de localización de peces no son del gusto de todo el mundo. No saber si hay o no hay peces junto a un árbol hundido es lo que nos hace dedicar todos nuestros sentidos en cada momento, lo que nos aísla del pasado y presente y nos engancha de verdad.

Sin embargo, cada vez nos llegan más noticias de nuevas aproximaciones tecnológicas que pueden ayudar en algunos momentos. Una de ellas son los "señuelos robóticos", de diferentes tipos y que integran distintas tecnologías. Se trata de que el señuelo realice parte del "trabajo" del pescador, o que nos ofrezca algunas funcionalidades extra más o menos interesantes. 




En este artículo analizamos lo que ofrece el mercado actual, las tendencias futuras y su posible impacto en la pesca deportiva, además de otras posibles innovaciones.

Peces artificiales electrónicos
Si buscamos en Internet información sobre este tipo de dispositivos (dentro del ámbito de la pesca recreacional), lo primero que vamos a encontrar son una serie de prototipos de peces electrónicos. Veamos solo algunos ejemplos que pueden ser representativos de lo que se está ofreciendo en la actualidad:

eMinnow

eMinnow es un pez artificial motorizado. Se auto-propulsa gracias a un movimiento pre-programado de su cola. Esta es la única parte no rígida del señuelo, y su movimiento es rítmico, impulsando hacia delante al pez. Además del movimiento, el sonido y vibraciones pueden llamar la atención de los depredadores.

Se trata de un prototipo de reciente comercialización, que cuenta con varios modelos y colores. La cola es desmontable, con varios formatos intercambiables. En el siguiente vídeo se puede observar su movimiento y capacidades:



Siempre desde el respeto a esta iniciativa, el movimiento parece que debe mejorarse bastante para obtener una acción natatoria realista. En ese sentido, este señuelo está lejos de los movimientos que podemos realizar manualmente dentro de las miles de posibilidades de señuelos y técnicas. Por ello, más que para la pesca al lanzado, este señuelo parece apropiado para pesca con flotador, pudiendo sustituir a la tradicional pesca con pez vivo. 

Una de las opciones quizás más interesantes es su capacidad para poder pescar en zonas inaccesibles para la pesca al lanzado, como claros dentro de áreas pobladas de juncos.

Animatedlure

Animatedlure es un señuelo mecanizado programado parta imitar a un pez y con un movimiento bastante más realista que el anterior. En este caso, claramente está indicado para la pesca con flotador. De hecho, se ofrece en un kit junto con una boya por unos 25$. No queda clara su autonomía, pero se puede recargar vía USB, por lo que se puede llevar un cargador de externo con el que hacer varias recargas.



Lo realista del movimiento atraerá seguro a los peces, aunque habrá que ver sus limitaciones en un escenario real. Parece indicado para pesca desde embarcación

Zombait

Zombait se basa en un concepto diferente a los anteriores, estando más pensado quizás para la pesca profesional o charters de pesca. Se trata de un dispositivo robótico en forma de vaina que se introduce en un pez muerto que sirva como cebo.





El prototipo actual de Zombait no parece usable por el pescador deportivo, pero el dispositivo quizás pueda modificarse para ser utilizado para dar movimiento a otros señuelos, como vinilos.

Problemática
Algunos de los problemas de este tipo de señuelos auto-propulsados son:

1) Se pierde el control sobre la recogida.
2) El movimiento es rítmico, y siempre igual. No se pueden parar, pegar tirones, etc.
3) Tienen una autonomía limitada.
4) En general son aparatosos, y el riesgo de enganche y pérdida es alto.
5) Si se produce una raja con un golpe, entra agua y se estropea el dispositivo.

Por todo ello son difíciles de utilizar como señuelos de spinning / casting, aunque quizás sí para imitar peces vivos en pesca con flotador.


Otras innovaciones
Independientemenete de los avances mencionados anteriormente, se empieza a vislumbrar la incorporación de otra tecnología a la pesca deportiva.

Una de ellas es el desarrollo de videocámaras especiales para poder grabar el movimiento de peces cerca de nuestro cebo o el ataque de depredadores a nuestros señuelos.

Actualmente ya existen algunos prototipos de cámaras miniaturizadas, encapsuladas herméticamente y adaptadas para enganchar en la línea y hacer grabaciones submarinas. Un ejemplo de ellas es la Strike Cam, que se puede adquirir por entre 150-200$.



Las grabaciones de este dispositivo no tienen una gran calidad, pero sí pueden dar información importante. Es previsible que en un futuro próximo nuevos prototipos mejoren este en calidad y precio y sean una fuente importante de datos, no solo para estudiar cómo atacan a nuestros señuelos o "pasan" de ellos, si no también para localizar a los peces en las distintas capas de agua. 

Otras tecnologías que se podrían incorporar son los sensores que, conectados a un microcontrolador, podrían recoger información acerca de temperatura, profundidad, velocidad de recogida, etc. Las posibilidades de programación de movimientos a través del microcontrolador, si este se incorpora en el señuelo, son infinitas. Un control remoto (a pesar de una limitación de profundidad) y una emisión de vídeo recogida en directo en la pantalla de nuestro teléfono móvil, podría otorgar un control total sobre el señuelo, como retroceder, acceder a zonas inaccesibles, etc.


En definitiva, las novedades tecnológicas nos muestran que todavía queda mucho recorrido hasta que ofrezcan funcionalidades atractivas que mejoren la experiencia del pescador deportivo, pero empezamos a vislumbrar que las nuevas tecnologías tienen mucho que ofrecer. Como ya ha ocurrido en otros ámbitos, seguramente todavía no podemos imaginar cuáles serán las tecnologías que finalmente se incorporen a nuestro equipo de pesca, pero, lo que está claro, es que más pronto que tarde llegarán.





La pesca de la Perca fluviatilis

La Perca o Perca de Río (Perca fluviatilis) es una de las especies cada vez más mencionada en foros y debates entre pescadores deportivos. Se trata de un depredador muy abundante en gran parte de Europa pero de reciente aparición en algunos países como España. En aquellos lugares donde ha sido introducida en los últimos años, la perca sorprende por su adaptación y desarrollo, así como por sus características deportivas que están provocando que muchos aficionados empiecen a enfocar sus jornadas de pesca exclusivamente hacia este pez.
Bonito ejemplar de Perca fluviatilis
Bonito ejemplar de Perca fluviatilis
En este artículo repasaremos sus características más relevantes y analizaremos las peculiaridades de su pesca.

Características de la perca fluviatilis
La perca es un pez de un tamaño medio parecido al black bass, de máximo 50 a 60 cm de longitud y de hasta 4 kg de peso, con una librea muy característica dada por una serie de franjas oscuras verticales sobre un lomo verdoso acabado en un vientre claro. El color rojo de sus aletas contrasta con el resto, dando lugar a una preciosa composición de colores que a todo el mundo sorprende cuando por primera vez sostiene entre manos a uno de estos bravos peces.


A pesar de tener una boca típica de depredador, ésta es más proporcionalmente pequeña que la del Black Bass, lo cual nos da pistas sobre su alimentación y condiciona los señuelos a utilizar en su pesca, como veremos más adelante. Como depredador, se alimenta de larvas, crustáceos y sobre todo de pequeños peces, incluyendo de su propia especie. Para ello se suele apostar en lugares estratégicos y abordar a sus presas mediante bruscos ataques.

Una fluviatilis de tamaño medio
Una fluviatilis de tamaño medio
Otra característica de interés es su capacidad visual. A pesar de que todos los depredadores reaccionan ante estímulos combinados de luz y vibraciones, las características morfológicas de la perca hacen que esta prefiera aguas claras y momentos luminosos del día para cazar y se guíe más por la vista que por el "sonido", frente a otros depredadores que aprovechan el amanecer o el atardecer, momentos en los que los cambios de luz les permiten obtener ventajas sobre sus víctimas.

Esta característica también condiciona su elección de hábitat. Aunque se puede encontrar en río y lagos, preferirá aguas calmadas y claras, con poco movimiento de lodos que enturbien su visión.

En las primeras etapas de su vida es un pez gregario, y se podrá encontrar cerca de la orilla formando cardúmenes. Según va pasando a su etapa como pez adulto, tenderá a hacerse más solitario y explorador y a habitar aguas más profundas.


La Pesca de la perca fluviatilis
Aunque como depredador puede admitir casi cualquier tipo de cebo, no cabe duda de que la técnica ideal para la pesca de la perca es el spinning. Sin embargo, hay varios factores que caracterizan la pesca de este pez frente a otros depredadores con los que cohabita.
Los vinilos, imprescindibles para la pesca de Percas fluviatilis
Los vinilos, imprescindibles para la pesca de Percas fluviatilis
En primer lugar, su capacidad bucal, menor que la del Black Bass, nos hará seleccionar señuelos de un tamaño reducido. Una longitud de 9 o 10 centímetros para vinilos o peces artificiales puede ser suficiente para optar a percas de gran tamaño. Hay que tener en cuenta que muchas veces la perca compartirá aguas con lucios, por lo que señuelos de mayor tamaño podrán ser un atractivo para estos, con el consiguiente riesgo de corte de la línea si no utilizamos un terminal de acero o similar.

Dada su estrategia habitual de caza, los vinilos, bien con cabeza plomada, bien con un plomo montado al estilo Texas, suelen funcionar muy bien con la perca, especialmente los tipo "shad". Nos ayudarán a sondear diferentes profundidades y localizarlas y, en bastantes ocasiones, provocarán una picada durante la caída, por lo que hay que estar siempre atento y tensar lo suficiente la línea desde el momento en el que el vinilo toca el agua.

Tanto crankbaits como minnows suelen funcionar también muy bien. Pueden entrar a señuelos tipo "lipless" o incluso cucharillas, pero, como comentábamos, primero hay que detectar la capa de agua a la que se encuentra nuestra amiga.

Con una pequeña selección de señuelos puede ser suficiente para llamar la atención de las fluviatilis
Con una pequeña selección de señuelos puede ser suficiente para llamar la atención de las fluviatilis
Como mencionamos al comienzo, la alimentación de la fluviatilis está muy guiada por la vista, por lo que la elección de los colores de los señuelos es importante. Una recomendación básica es usar colores naturales, imitaciones realistas de pequeños peces presentes en el pesquero en cuestión, o imitaciones de la propia perca fluviatilis. Eso no es óbice para que imitaciones con colores rojo-naranja puedan funcionar en ocasiones.

Su picada es agresiva e insistente. Debido a su boca de tamaño no muy amplio puede fallar, pero lo intentará varias veces, por lo que podemos tener varias oportunidades en un ataque, especialmente usando peces artificiales. Una vez clavada, su ofrecerá una gran resistencia, forzando una pelea exigente, especialmente si además utilizamos líneas finas y cañas ligeras de acción de punta.
Una vez localizada una, dado su carácter gregario hace que habitualmente disfrutemos de varias picadas en la misma zona en poco tiempo. Esta es una de las características que hacen a la pesca de esta especie muy divertida. Sumada a las demás, este pez nos hará disfrutar de muy buenas jornadas, siempre que se consiga dar con ellas, dificultad principal de su pesca, y que nos obligará a conocer bien los embalses y a cubrir mucha superficie.

Embalse de Jarripa / Tres Torres (Cáceres)

"Las últimas grandes carpas de un coto venido a menos"

Tres Torres, más conocido como Jarripa, es un pequeño embalse (1 hm3 y 30 hectáreas) construido sobre el arroyo Zorita al sureste de la ciudad de Cáceres. La proximidad a la capital hace que sea uno de los embalses de referencia para los pescadores cacereños.


Jarripa es un coto de ciprínidos que está gestionado actualmente por una sociedad de pescadores de la capital (ver la sección "Información Útil" para más detalles sobre el funcionamiento del coto). La gestión desde la distancia y la gran población de pescadores que pueden disfrutar del coto son algunos de los factores que algunos pescadores mencionan para describir la situación actual del mismo.

Y es que Jarripa, construido en 1973, ha sido un pequeño paraíso local de pesca. Además de proporcionar grandes pescatas de tencas, las condiciones del embalse han permitido la cría de enormes y numerosas carpas, siendo responsable de muchos de los récords personales de los pescadores de la zona.

Sin embargo, la sobrepesca, especialmente por aquellos que no han sabido respetar a las carpas como éstas se merecen, y el factor añadido de las puntuales grandes sequías (como la del 2009 que prácticamente vació el embalse), han provocado una pérdida de calidad de los ejemplares.


Sin embargo lo anterior no quiere decir que no quede vida en el embalse. Ya quedan pocos ejemplares de más de 10 kilogramos, pero los hay, quizás reservados para aquellos que usan las técnicas (y esperemos que también la respetuosa filosofía) del carpfishing. Otro grupo ya no de récord, pero sí de suficiente tallaje como para proporcionar una fiera lucha, de entre 6 y 8 kilos, son algo más asequibles a los "mortales", pero nada fáciles

Solo a través de una vigilancia mas intensiva, y sobre todo el respeto a peces pequeños y grandes se podrá revertir, con el tiempo, esta situación y, aunque sea una utopía poder volver a ver la biodiversidad del embalse en el pasado, sí permitir la cría de esos magníficos ejemplares para lo que se ha demostrado que se dan las condiciones.

Tipo: Agua dulce - Embalse

Pueblo / Ciudad: Torremocha (Cáceres)

Link a google maps: https://goo.gl/maps/CY7QEWyXxS92



Especies Pescables:
      •    Carpa Común
      •    Carpa Royal
      •    Black Bass
      •    Tenca

Técnicas y cebos principales:
      •    Carpas a carpfishing

Información útil:
El coto de ciprínidos de Jarripa está gestionado por la Sociedad Pescadores de Cáceres ( Apartado de Correos 813., CACERES).

La normativa es la siguiente:
  •  Abierto todo el año salvo Mayo.
  •  Talla mínima Carpas: 18 cms.
  •  Cupo: 3 ejemplares.
  •  Permisos diarios: 67 (socios); 33 (resto)
  •  Se prohíbe el uso de pez vivo, excepto tenca, y de cangrejos completos o en partes

Venta de permisos:
  •  Edificio Valhondo, De 19h a 21h
  •  FONTOCA, Calle Antonio Floriano Cumbreño, 4 (horario comercial)
  •  Ferreteria Cancho, Avda. de Alemania, 8 10001 -Cáceres (horario comercial)
  •  Armeria Mostazo, Av. Pedro Rodríguez de Ledesma, 3 (Cáceres) (horario comercial)
  •  La Reserva
  •  Deportes Sevilla, Calle de Sta Joaquina de Vedruna, 6-10001 Cáceres (horario comercial)
  •  Aremeria World, Av. Pierre de Coubertain, 42-10005 Cáceres (horario comercial)
  •  Bar Rayma, C/ La Cruz 39 (Torreorgaz) (de 9:00 a 20:00)


La pesca deportiva en cifras: Pescadores deportivos por país

El impacto de la pesca deportiva

Aunque el gran impacto de la pesca deportiva en la sociedad a varios niveles, no solo como actividad de ocio, pero también como motor económico, está fuera de toda duda, este deporte no está suficientemente reconocido a nivel social. Es una realidad que para muchos, la pesca sigue estando asociada a valores antiguos, contrarios al avance de la sociedad, o al medio ambiente.

Los que disfrutamos de esta afición, somos conocedores de los cambios profundos que se han dado en la mayoría de países occidentales y que incluyen una gran sensibilidad y respeto hacia los peces, las posibilidades de acercar valores positivos a las nuevas generaciones o los beneficios a nivel psicológico que nos puede ofrecer, por poner solamente unos ejemplos.

Sin embargo, todo ello no llega al resto de la sociedad. Quizás por culpa de nosotros, los propios pescadores, que con un bajo nivel de "activismo social" no difundimos nuestros valores convenientemente.

La imagen que llega al gran público también afecta, además, a las decisiones a nivel legislativo que se toman al respecto y que tanto están incidiendo de manera negativa en todo el sector de la pesca.

Desde Hay Pesca! queremos poner nuestro granito de arena para cambiar esa imagen, y empezamos con el presente artículo en el que tratamos de evidenciar, mediante números, el peso de la pesca deportiva a nivel mundial, por países. 


Obtener números objetivos en este mundillo no es nada fácil. Es muy complicado, por no decir prácticamente imposible, encontrar referencias actualizadas del censo de pescadores en la mayoría de los países. Esta es una prueba más de lo poco que importamos. Por ello, los datos están recogidos en diferentes años y algunas de las cifras son antiguas. 

Sin embargo, aunque los números hayan variado, son lo suficientemente imponentes como para reflejar la importancia del sector. Estamos hablando de cientos de millones de pescadores, que según algunos cálculos representan el doble que los pescadores profesionales.

Número de pescadores por país

Con el objetivo anterior, hemos elaborado el siguiente mapa mundial en el que se muestran, en millones, el número de pescadores por país: 
Número de pescadores por país. Cifras en millones.
Número de pescadores por país. Cifras en millones.

Yendo a las cifras más concretas obtenemos el siguiente gráfico, en el que los países han sido ordenados según el número de pescadores.
Países ordenados por número de pescadores. Cifras en millones.

Número de pescadores por cada mil habitantes

Está claro que, al tratarse de cifras absolutas, los países con mayor población tienen un mayor número de pescadores deportivos. Por ello, si queremos obtener una foto más honesta de la importancia de la pesca deportiva en cada país, debemos obtener los datos relativos al número de habitantes. Así que hemos calculado el número de pescadores por cada mil habitantes y obtenemos el siguiente mapa: 
Número de pescadores por cada mil habitantes por país.
Número de pescadores por cada mil habitantes por país.

Igualmente, obtenemos las cifras relativas en el gráfico de barras:
Países ordenados por el número de pescadores por cada mil habitantes
Países ordenados por el número de pescadores por cada mil habitantes

Podemos observar que destacan los países del norte de Europa, con casi 350 pescadores por cada mil habitantes, es decir, un tercio de la población es aficionada a la pesca deportiva.

Entre los países más poblados, destaca EEUU con casi un 10% de pescadores de su enorme población.

Son datos contundentes y que dan pie a una reflexión: ¿Por qué la presencia en muchos estamentos de la sociedad no es proporcional al peso real en la población?

En próximos artículos trataremos de ofrecer más datos que den pie a este y otros debates y que ayuden a impulsar nuestro deporte. Mientras, vuestros comentarios son bienvenidos ;-)



Referencias

Algunas de las fuentes utilizadas han sido: 

Hábitos y señuelos recomendables para la pesca del Black Bass en Primavera, Verano, Otoño e Invierno

El Black Bass (Micropterus salmoides) es uno de los peces de agua dulce más buscados por los pescadores deportivos. Uno de los alicientes de su pesca es lo aparentemente impredecible de algunos de sus comportamientos. Aunque los mecanismos biológicos tras sus rutinas están cada vez más estudiados, en muchas ocasiones son difíciles de entender los patrones de su comportamiento y, por ende, afrontar su pesca con garantías.

Sin embargo, tras miles de horas haciendo millones de lances tras el "verde", la experiencia colectiva nos va revelando sus hábitos de comida o los desencadenantes de sus instintos de agresividad, lo que se puede traducir en colores o tamaños de los señuelos a elegir en cada momento y lugar. 

Además de la variabilidad de un lugar de pesca a otro (y componentes como el tipo de presas que puede encontrar en cada sitio), uno de los factores más determinantes a la hora de localizar al bass y de seleccionar los señuelos es la época del año. En este artículo recorreremos el ciclo vital anual del bass a lo largo de Primavera, Verano, Otoño e Invierno, y recogeremos los señuelos ideales en cada momento. Quizás pueda servir, no solo para afrontar la pesca en cada estación, si no también para que los nuevos pescadores se hagan con una colección de señuelos suficientes como para poder afrontar la compleja pesca del bass con garantías.


1. La pesca del Black Bass en Primavera


La primavera es quizás la estación más compleja en cuanto a los hábitos de caza del bass, ya que en esta estación se produce la freza, y esta varía en función de diversos parámetros. Además, este periodo se puede dividir en tres etapas: pre-freza, desove, y post-desove. En cada etapa el bass busca comida de diferente manera. 

Cuando las temperaturas comienzan a elevarse, la velocidad del metabolismo del bass se acelera, y necesita más comida para sobrevivir. Durante la primavera, las potenciales presas del bass comienzan a moverse hacia las zonas poco profundas para aprovechar el calor del sol. El black bass no rechazará casi nada, y los señuelos grandes que imitan a los peces pasto locales serán una buena opción.

Pre-freza

A medida que avanza la primavera, el black bass se prepara para el desove. Durante el desove va a pasar unas 2 semanas sin alimentarse, por lo que previamente come todo lo que puede, preferiblemente alimentos ricos en proteínas. Por ello, uno de sus alimentos preferidos en esta época serán los cangrejos, así que no pueden faltar entre nuestros señuelos imitaciones de los mismos.

Desove

En esta época, el black bass es muy vulnerable. Esto lo saben también otras especies con las que comparte hábitat, como otros peces depredadores, tortugas, etc., que podrán atacarle. El bass estará más agresivo, y se defenderá o directamente atacará a los supuestos saqueadores. Por ello, si queremos provocar el ataque, elegiremos imitaciones de otros depredadores del entorno. Sin embargo, hay quien prefiere respetar este periodo, dejar descansar al bass y no restarle fuerzas para llevar a cabo su función reproductora.

Post-freza

La última fase en el ciclo de primavera es el post-desove. En este ciclo, las hembras dejan que los machos protejan a los alevines, que permanecerán junto a los nidos, y se dirigen a aguas más profundas a descansar. 
Para tentar a los basses macho, se usarán señuelos de poca profundidad. Una opción es utilizar señuelos que sean ruidosos, que asusten a los alevines y que el bass capte como una amenaza a su descendencia. 
Si lo que queremos es buscar a los basses hembra, usaremos señuelos de profundidad, y los manejaremos muy lentamente.

Una vez acabado el ciclo del desove, el bass, liberado, vuelve a emerger como gran depredador. Según va aumentando la temperatura de las aguas, otras especies se embullen en su particular ciclo de freza, momento que aprovecha el bass para atacarlas. Elegir señuelos que imiten estas presas y localizar sus lugares de desove es una buena opción, que dependerá de las especies presentes en cada lago o embalse.

2. La pesca del Black Bass en Verano


Según va avanzando esta época del año, aumentan las posibilidades de alimento del bass. Durante el verano, la dieta del black bass es muy heterogénea, por lo que pueden ser efectivas las imitaciones de casi cualquier pez, cangrejo o reptil

Mientras que al comienzo del verano puede encontrar alimento en todas las capas de profundidad, a medida que avanza la estación, las aguas más superficiales se vuelven demasiado calientes, especialmente en las horas centrales del día, por lo que buscan alimentos en aguas más profundas o bien sombrías, como bajo árboles u otra vegetación. 

Los canales centrales de las entradas de agua o las cornisas sumergidas son también lugares con características adecuadas para encontrar al bass en esta época.

3. La pesca del Black Bass en Otoño


En otoño, el ciclo se invierte: el agua se enfría y casi todas las especies de peces tienden a acercarse a las colas de los embalses o los canales de los ríos entrantes en los lagos buscando nutrientes arrastrados por las crecidas provocadas por las lluvias. 

El black bass también se acercará a estas zonas persiguiendo a sus presas. Instintivamente tratará de alimentarse todo lo posible para afrontar el invierno, por lo que estará especialmente voraz y agresivo. Podremos utilizar crankbaits imitación de los peces pasto, pero también spinnerbaits o cualquier cebo que nos permita cubrir grandes superficies de agua. 

Spinnerbaits, uno de los cebos a tulizar para la pesca del Black Bass en Otoño
Al final del otoño, y especialmente en las zonas menos cálidas, una alternativa es usar señuelos que imiten peces moribundos, ya que muchas de las potenciales presas del bass no sobreviven a esta época.

4. La pesca del Black Bass en Invierno


Finalmente llega la época en la que, con el bajón de temperatura del agua, la actividad de todas las especies baja y, por lo tanto, el bass tiene menos oportunidades de encontrar alimento. Para compensar esta disminución en la cantidad de nutrientes, el metabolismo del bass se ralentiza, y no buscará comida con tanta frecuencia, disminuyendo las posibilidades de ser capturados. 




En esta época las posibilidades de éxito vendrán utilizar imitaciones de aquellas especies pasto que sobrevivan al frío en cada lugar de pesca, localizar al bass en los refugios más templados y presentárle los señuelos con una lenta recuperación.

Conclusiones


Como hemos comentado previamente, sobre el black bass se conocen cada vez más sus hábitos y preferencias, pero siempre vamos a encontrar excepciones a las "reglas" mencionadas. Sin embargo si tenemos claro que son consumidores "compulsivos": si se presenta una comida fácil y la energía utilizada para capturar es menor que la energía que proporciona el alimento, el bass no lo duda y ataca. Sin embargo, el bass podrá diferenciar claramente una presa real de una imitación si los movimientos no son naturales, el bajo de línea no es el adecuado o si encuentra cualquier otro matiz que no le resulta creíble. Por otro lado, señuelos que nada tienen que ver con presas reales, podrán desencadenar un ataque si son presentados en el momento preciso en el que el bass está dispuesto a soltar toda su agresividad natural. 

En definitiva, hay muchas claves relacionadas con la elección de los señuelos y la localización de los basses. Esperamos haber contribuido a aclarar algunas de las relacionadas con la época del año. Si conoces otros factores que incluyen en la pesca del bass, ¡no dudes en compartirlos en la sección comentarios!


La Rioja - Folleto de pesca 2017

En paralelo a la publicación de la Normativa de Pesca 2017, la Consejería de Agricultura, Ganadería y Medio Ambiente de La Rioja ha editado un folleto con lo más relevante de la normativa, en un formato mucho más visual y sencillo de interpretar. Puede ser interesante tenerlo siempre a mano.

A continuación, el folleto en formato digital:


Embalse de Serones / Voltoya (Ávila)

"Carpas y barbos en un coto de aguas puras"

Desde su nacimiento en las sierras de Guadarrama y Malagón, el río Voltoya recoge frías aguas de montaña para ser aprovechadas con un doble fin: abastecer a los campos de regadío abulenses y segovianos, y proporcionar agua potable a la ciudad de Ávila. Para ello su modesto cauce es retenido en el embalse de Serones, a unos 20 km de Ávila y no excesivamente lejos de Segovia capital.


La geografía, que marca habitualmente junto con otros factores los ritmos biológicos de un embalse, es aquí una variable más relevante que otras. Los 1000 metros de altitud en los que se encuentran las aguas y el clima del altiplano abulense condicionan los biorritmos de las diferentes especies. Como es lógico, las bajas temperaturas desplazan temporalmente la época de freza hacia meses más cálidos, y la actividad de los peces es baja durante un periodo más largo.

El embalse y su entorno es, asimismo, y gracias a la menor actividad humana, un área de parada y fonda de numerosas especies de aves de gran interés. Serones es un enclave natural clave para especies como la Garza Real, la Garceta o incluso la Cigüeña Negra. Por ello, todo el área embalsada aguas arriba de la carretera que atraviesa el embalse (AV-500, de Ávila a El Espinar) está vedada. Es al sur de dicha carretera donde se establece el coto de pesca de ciprínidos.

El atractivo que hace que pescadores de Ávila y Segovia se acerquen hasta este no muy conocido embalse es la buena densidad de carpas y los grandes barbos que podemos encontrar.


Hay mucha carpa, y, aunque el tamaño medio de la franja poblacional más abundante sea discreto, las bajas temperaturas hacen que se pueda realizar una selección de ejemplares grandes que están activos en momentos en que los pequeños aún no han acelerado su metabolismo. Es por ello un lugar donde el aficionado al carpfishing puede desplegar sus mejores habilidades y optar a capturar una de sus carpas cercanas a las dos cifras.

Por otro lado, la pureza de sus aguas y la falta de depredadores hace que el barbo tenga buenas condiciones para expandirse y alcanzar buenos tamaños. Una pena que la trucha, antigua pobladora del Voltoya, tenga una presencia testimonial. Si se dan las condiciones, y con el apoyo de la administración, Serones podría ser un lugar donde apostar por ella y promover su pesca.

Tipo: Agua dulce - Embalse

Pueblo / Ciudad: Urraca Miguel (Ávila)

Link a google maps: https://goo.gl/maps/XQrzm1n2yXJ2



Especies Pescables:
      •    Carpa Común
      •    Carpa Royal
      •    Barbo
      •    Pez Gato

Técnicas y cebos principales:
      •    Carpas y barbos a carpfishing / mosca

Información útil:
Para acceder al embalse lo mejor es acercarse por la carretera de Ávila a El Espinar (AV-500), que lo atraviesa. Se puede dejar el coche cerca del puente, pero habrá que andar un tramo más o menos largo para trasladar el equipo hasta el puesto.

7 mitos falsos sobre la pesca del black bass

¿Eres un crack de la pesca del black bass? ¿Sueñas con los saltos del "verde" tras un señuelo de superficie? Seguro que has oído muchos comentarios y trucos para su pesca...¿Son verdad o habladurías? En este artículo recogemos algunos de los mitos sobre el apreciado centrárquido. ¿Cuántos de ellos conocías?

El Black Bass es una de las especies más importantes en la pesca deportiva a nivel mundial. Sobre el black bass, su hábitos, capacidades y su pesca se han escrito ríos de tinta y ha sido objeto de innumerables debates y discusiones en los corrillos de pescadores. Es por ello que este fantástico pez ha dado lugar a decenas de mitos, algunos elevados a la categoría de leyendas. A continuación explicamos algunos de ellos.



MITO 1: A señuelo grande... bass grande

Con el bass no hay reglas fijas, y esta tampoco es el caso: con señuelos grandes se pueden capturar basses sorprendentemente pequeños y viceversa. 

Se podría pensar que esto son excepciones y que por encima de ellas habrá una estadística que muestre un patrón más o menos asociado al tamaño del pez. Sin embargo, los estudios que han analizado este tema muestran que el bass, entre aquellas presas dentro de un rango de tamaños que puede tragar, prefiere habitualmente alimentos de un tamaño intermedio

Para ayudarnos escoger señuelos de este tamaño, un dato: un black bass puede ingerir presas de hasta un tercio de su longitud.


MITO 2: Cuando se pesca en aguas frías, es necesario recoger lentamente el señuelo

Si el señuelo está bien presentado, de forma realista y con bajos de línea naturales, trabajar el señuelo lentamente es siempre una buena opción, pero no por que el black bass no pueda atraparlo en aguas frías. 

Tanto en aguas frías como calientes, cualquier bass podrá atrapar un señuelo si así lo desea, por muy rápido que recojas.

MITO 3: El black bass se alimenta cuando tiene el estómago vacío

Los hábitos alimenticios del black bass se guían bien por hambre, bien por instinto, nada que ver con si tiene el estómago vacío o no. 

En el primero de los casos, el cerebro emitirá señales cuando bajen los niveles de azúcar o grasas en su sangre y el bass se activará. En el segundo, los mecanismos son más complejos...


MITO 4: El bass no pica con altas presiones atmosféricas tras un frente frío
Hay una creencia popular que dice que tras pasar un frente frío, el cambio de presión afecta negativamente a la pesca del bass. 

La realidad es que un cambio de presión en el aire tiene un efecto muy reducido bajo el agua. 

Además, el bass podrá compensarlo fácilmente elevándose un poco en la vertical, por lo que quizás podamos encontrar al bass en aguas un poco más superficiales, pero no inactivo.

MITO 5: El black bass se guía por la vista para encontrar alimento

Falso... o al menos no del todo cierto. Es verdad que utiliza la vista para encontrar alimento, incluso en aguas tomadas, pero no lo es menos que utiliza el tacto, gracias a la línea lateral, para detectar movimientos de agua y presión. 

Esta línea, que aunque se ve claramente en el cuerpo, sigue a los lados de la cabeza, es fundamental para determinar los movimientos del bass frente a las vibraciones de los señuelos. 

Mientras que las líneas laterales del cuerpo detectarán movimientos a izquierda y derecha, los canales de la cabeza podrán detectar movimientos frente al pez.


MITO 6: El black bass huye de la luz excesiva porque carece de pestañas

Es cierto que el black bass carece de párpados y que sus iris son fijos, con lo que no pueden controlar la cantidad de luz que llega a la retina. 

Sin embargo, la cantidad de luz que llega a sus fotorreceptores está controlada por otro mecanismo biológico, la cantidad de pigmento oscuro de un grupo de células alrededor de los mismos. Por lo tanto el bass no huirá de la luz intensa.

MITO 7: El black bass se desactiva para buscar comida cuando la temperatura baja de los 10 grados

El black bass prefiere temperaturas de 21-22 grados, aunque si no encuentra zonas con esa temperatura se podrá amoldar a un amplio rango de temperaturas, desde los 4 a los 32 grados aproximadamente. 

Es cierto que a temperaturas bajas su actividad decae, pero incluso por debajo de los 10 grados seguirán buscando comida, aunque a menor ritmo y consumirán menos alimento.



Y tú... ¿Conocías estos mitos? Seguro que has oído hablar de muchos otros. ¡Cuéntanoslo en los comentarios!